134 Shares

La primera granja comercial de pulpos del mundo, donde muchos animales sufrirán una vida o muerte horrible, se está construyendo en España. La multinacional española Nueva Pescanova (NP) ha anunciado que comenzará a comercializar pulpo de granja el próximo verano, para vender su carne en el 2023.

La granja comercial de NP tendrá su sede en el puerto de Las Palmas en las Islas Canarias. Según PortSEurope, la empresa está invirtiendo más de 50 millones de euros en una planta para producir 3.000 toneladas de carne de pulpo muerto al año, lo que equivale al 10% de las capturas del cefalópodo que realiza cada año la flota española. Cómo planean mantener a los animales es secreto, pero muchos científicos y conservacionistas están seguros de que es probable que estos sufran las condiciones de cautiverio, ya que los pulpos son criaturas sensibles muy inteligentes capaces de sentir dolor y emociones. Y no solo sufrirán los pulpos. Como son carnívoros y para vivir necesitan comer de dos a tres veces su peso en alimentos, es probable que muchos otros animales se maten para alimentarlos.  

La Declaración de Cambridge sobre la Conciencia, firmada en 2012 por un destacado grupo internacional de neurocientíficos cognitivos, neurofarmacólogos, neurofisiólogos, neuroanatomistas y neurocientíficos computacionales, afirmó que los cefalópodos (pulpos, calamares, sepias, etc.) son seres sintientes. Varios países ya los han reconocido legalmente como sintientes, y recientemente el gobierno del Reino Unido ha anunciado que lo hará cuando se apruebe el  Proyecto de Ley de Bienestar Animal (Sentience).    

Elena Lara, gerente de investigación de Compassion in World Farming (CiWF), dijo a la BBC:  “Estos animales son animales increíbles. Son solitarios y muy inteligentes. Así que ponerlos en tanques estériles sin estimulación cognitiva, está mal”. Con respecto a si cultivarlos es mejor que atraparlos en la naturaleza, dijo: “No es más ético, en absoluto. El animal va a estar sufriendo toda su vida. ” Y también se les matará de una manera dolorosa. De acuerdo con CiWF, actualmente no existe un método científicamente validado para el sacrificio humanitario de pulpos.

Kerry McCarthy MP, una parlamentaria vegana del Reino Unido, ha tuiteado:  “Simplemente no entiendo por qué alguien querría convertir algo tan increíble como un pulpo en un producto cultivado por la agricultura intensiva… Esperamos que podamos protegerlos contra esto en todo el Reino Unido con el proyecto de ley de ‘Sentience’, ahora que el gobierno ha concedido que los cefalópodos (y lo decápodos) son seres sintientes, aunque obviamente reconocer la sensibilidad no protege contra la agricultura industrial “.

Si la granja sigue adelante en España, los desafortunados animales criados y mantenidos allí recibirían poca protección bajo la legislación europea, ya que, aunque se les consideran seres sintientes, la legislación de la UE que cubre el bienestar animal de los animales de granja solo se aplica a los vertebrados. La cría industrial de cualquier animal es una aberración de la humanidad.  Debemos recordar que los cerdos también se consideran con alto nivel de inteligencia similar a la humana, y sin embargo, también se cultivan en granjas intensivas. No tiene mucho sentido quejarse de esta nueva granja de pulpos y seguir comiendo la carne de vertebrados de granja intensiva, ya que, aunque una involucra animales salvajes y la otra animales domesticados, toda la ganadería industrial causa sufrimiento y es tan inmoral como innecesaria.

“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.