En los años en que el gasto de los sistemas nacionales de salud se está disparando debido a la pandemia, expertos están comenzando a cuantificar cuánto podrían ahorrar los países en atención médica si todos sus ciudadanos se volvieran veganos. Un estudio realizado en Taiwán y publicado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica en 2019 mostró que los vegetarianos tenian una tasa más baja de visitas ambulatorias al médico, lo que se tradujo en un gasto médico total de un 15% menor por persona en comparación con las personas que comen carne.

Ahora, la Doctora Shireen Kassam, fundadora de Plant Based Health Professionals UK, utilizando el estudio taiwanés como guía y considerando que el Reino Unido gastó £ 225.2 mil millones en gastos de atención médica en 2019, ha concluido que, si todos en el Reino Unido cortaran la carne, esto podría “reducir el gasto en atención médica en al menos £ 30 mil millones. “

El Dr. Kassam dijo a The Metro: “La crisis climática realmente es una crisis de salud y no podemos separar los dos … Avanzar hacia un sistema alimentario basado en plantas es claramente uno de los mayores impactos que podemos tener, pero creo que la gente olvida que también es un problema de salud personal”.

Y no solo sería el costo del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS), o cualquier proveedor de salud nacional equivalente en otros países, lo que ahorraría dinero si todos los ciudadanos se volvieran veganos. Las personas que pagan por sus medicamentos también podrían ahorrar dinero. Un estudio reciente publicado por el American Journal of Lifestyle Medicine encontró que las personas mayores estadounidenses con dietas veganas usan un 58% menos de medicamentos.

El Dr. Kassam también dijo: “Sabemos que una dieta vegana o vegetariana reduce la incidencia de enfermedades cardíacas en aproximadamente un 25% y la diabetes tipo dos en más del 50%. Los veganos también tienen una reducción del 15% en la incidencia de cáncer”.

No ha habido ningún estudio específico que compare el impacto de las dietas veganas y omnívoras en el NHS, pero teniendo en cuenta que hay muchos estudios que muestran que las dietas veganas saludables reducen el riesgo de  enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer, colesterol alto, obesidad y diabetes tipo dos, y todos estos son problemas de salud importantes que afectan a una alta proporción de personas, es fácil imaginar qué tipo de resultados proporcionarían tales estudios. Si ni la ética de los derechos de los animales, ni la preocupación por la crisis climática, o la preocupación por la justicia social están cambiando lo suficiente las prioridades de los políticos y funcionarios públicos para comenzar a considerar seriamente la construcción de un mundo vegano para nuestro futuro, tal vez la economía lo haga.

“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.