El zoológico de Kolmården, el más grande de Escandinavia, ha anunciado que dejará de exhibir sus delfines al público. El zoológico, ubicado en la costa este del sur de Suecia, a unos 25 kilómetros al noreste de Norrköping, actualmente tiene en exhibición a 12 delfines cautivos, dos de ellos capturados de la naturaleza en Cuba y los Estados Unidos en la década de 1980 y el resto nacidos en cautiverio en el zoológico o en otro lugar. Tres de los delfines tienen 37, 39 y 40 años, y el resto entre tres y 25 años. Al menos 60 delfines han muerto en el zoo desde su apertura en 1969.

Daniel Rolke, fundador de The Animal Rights Alliance en Suecia, dijo: “Para el zoológico de Kolmården tomar la decisión de cerrar el delfinario es una gran victoria para mí personalmente. Comencé esta campaña cuando era adolescente, y ahora estoy cumpliendo 45 años. Entonces, uno podría decir que ya es hora. Ahora espero que podamos encontrar una solución para los doce delfines para que puedan pasar el resto de sus vidas con cierta calidad y dignidad”.

No está claro cuándo terminarán exactamente los espectáculos, o si el zoológico cumplirá su promesa, ya que los zoológicos, en general, son conocidos por su engañosas relaciones públicas, pero Kolmården ha declarado que la decisión se tomó ya que quiere invertir más en la conservación de especies animales en peligro de extinción. Esta no es una buena noticia para los animales salvajes que terminen pasando sus vidas en cautiverio donde los delfines están hoy. Un zoológico que deja de tener un animal porque se vuelve impopular y lo reemplaza porque menos personas se quejan no es una buena noticia para las nuevas víctimas. Pero el hecho de que la protesta constante de los activistas por los derechos de los animales esté teniendo un efecto que puede llevar al cierre de un delfinario sí lo es. Esperamos que los mismos manifestantes continuarán manifestándose contra quien sea puesto en cautiverio reemplazando a los delfines.

“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.