Buba, la última elefanta de circo en los Países Bajos, que era propiedad de la familia del circo Freiwald y se retiró dada la prohibición de 2015 de espectáculos con animales salvajes, ha sido vendida a un circo húngaro, lo que ha indignado a los activistas de los derechos de los animales que lucharon por su libertad. 

En 2020, parlamentarios holandeses votaron para permitir que la elefanta permaneciera con la familia del circo después de que los Freiwald rechazaran una sugerencia de trasladarla a Elephant Haven, una casa de retiro de elefantes en Francia. Pero ahora, alegando que ya no podían permitirse el lujo de cuidarla, los Freiwald han vendido Buba al parque Kimba Elefant en Hungría, propiedad de la familia del circo Caselly, donde se verá obligada a actuar otra vez.

El partido holandés por los derechos de los animales Partij voor de Dieren, que está considerando emprender acciones legales para evitar la venta, dijo en un comunicado: “Después de todo el impulso santurrón sobre permitir que Buba permanezca con su familia de circo en los Países Bajos … Buba ha sido enviada a un parque en Hungría donde se verá obligada a realizar trucos otra vez.”

Henk Staghouwer, el actual ministro de Agricultura acusado de no aplicar la prohibición holandesa al permitir la venta de la elefanta africana de 45 años, dijo a DutchNews.nl: “El objetivo de la prohibición de 2015 del uso de animales salvajes en circos siempre fue rehabilitar a los animales en un entorno con personal bien informado. No sería en el mejor interés de Buba de nuevo ser utilizada para actuar para una audiencia”. No es la primera vez que se produce este tipo de escándalo en el país. Los Países Bajos se encontraron en una situación similar con la orca Morgan, que fue vendida a un parque de atracciones en Tenerife, donde ha sido criada contra las reglas de la transferencia y se ha visto obligada a realizar trucos. Estos casos demuestran lo que sucede si animales terminan bajo la tutela de las industrias de zoológicos y circos bajo pretextos de bienestar animal. Si permanecen bajo su custodia, terminarán explotados, ya que esto es lo que hacen estas industrias. 

“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.