A finales de julio de 2022, tres hombres murieron en 24 horas a causa de las heridas sufridas durante las fiestas de encierros en la región de Valencia, en el este de España. Todos ellos habían participado en la tradición bárbara llamada “bous al carrer” donde los toros se ven obligados a cargar en las calles de los pueblos, a menudo con personas corriendo delante de ellos.

En uno de los incidentes, en Picassent, al sur de la ciudad de Valencia, un hombre de 56 años fue lanzado al aire por un toro y sufrió una lesión cerebral traumática, muriendo en un hospital de Valencia nueve días después del suceso. En otro evento de encierro en Meliana, al norte de Valencia, un hombre de 50 años también murió en el hospital después de que un toro le perforara el pulmón. Un francés de 64 años murió a causa de las heridas que sufrió en Pedreguer, en la costa. En este tipo de eventos, tanto las personas como los toros son víctimas de la violencia, a menudo letal, que es otra razón por la que los grupos de derechos de los animales han estado pidiendo durante mucho tiempo su abolición. En los últimos ocho años, al menos 20 personas han fallecido en la Comunitat Valenciana en este tipo de eventos.

Desafortunadamente, los incidentes de corneos se han convertido en una característica regular de los encierros de toros en los últimos años. Este año, el infame encierro de San Fermín en Pamplona, en el norte de la Península Ibérica, causó 35 heridos a personas y la muerte de todos los toros de lidia involucrados (mucha gente no sabe que, después de la corrida, se matan a todos los toros de lidia, quienes mueren  con muertes largas y agonizantes. El encierro termina en una plaza de toros donde, uno a uno, toreros matan a los toros de esta manera. 

PACMA, el partido político español por los animales, ha pedido repetidamente la abolición de las fiestas de toros, criticando a los organizadores de fiesta en toda España por poner en peligro la vida de los residentes e infligir abusos a los animales.

“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.