422 Shares

Los cerdos pertenecen a una de las especies más explotadas alrededor del mundo, aunque son seres muy inteligentes, sociales, emocionales y con personalidad.

Pueden ser más astutos que los perros e incluso los chimpancés en las pruebas de coeficiente intelectual. Reconocen sus nombres, entienden órdenes rápidamente y pueden usar espejos para encontrar comida u otros objetos. ¡Algunos de ellos han aprendido a jugar videojuegos!

También tienen una excelente memoria. Según diversos estudios, los cerdos son capaces de recordar el camino de regreso a casa aunque sea una gran distancia, también recuerdan a individuos de su propia especie y de otras.

Los cerdos son seres muy sociables. Reconocen a los miembros de su familia y se sienten incómodos cuando están con alguien que no conocen. Por lo tanto, su lenguaje es complejo. Usan más de 20 tipos de sonidos para comunicarse con sus familiares, y los usan de acuerdo al contexto. La soledad les estresa.

También son muy curiosos y les encanta jugar. Transforman diferentes objetos que están en camino en juguetes y disfrutan de los desafíos mentales. También reaccionan emocionalmente a la música.

Existe la creencia común de que los cerdos son sucios, pero eso no es cierto en absoluto. Cuando tienen suficiente espacio, nunca utilizan el lugar donde comen y duermen para orinar o defecar. Esto solo sucede cuando están confinados en espacios pequeños, como las granjas industriales. Cuando se dan un baño de barro, lo hacen porque el barro les ayuda a refrescar el cuerpo en los días más calurosos y actúa como protector solar para su delicada piel. De hecho, los cerdos son muy limpios.

Además, varios estudios han demostrado que los cerdos pueden sentir dolor, miedo, alegría y empatía, entre otras emociones. Sin embargo, cada año se sacrifican alrededor de 1500 millones de cerdos para el consumo humano. La mayoría vive en granjas industriales, donde se crían masivamente en espacios reducidos y en condiciones inaceptables.

Debido a que viven extremadamente hacinados, a menudo en condiciones insalubres y con la mayoría de sus necesidades físicas, sociales y psicológicas vulneradas, pueden atacarse entre sí e incluso cometer canibalismo. Para reducir las pérdidas económicas que estos pueden generar, es una práctica común cortarles la cola, quitarles los dientes y castrar a los lechones sin anestesia.

Los cerdos son seres muy inteligentes y sensibles, tanto física como emocionalmente. Como cualquier otro animal, merecen vivir con autonomía y libre de dolor. Puedes dejar de contribuir a su maltrato y explotación haciéndote vegan.

Matilde Nuñez del Prado Alanes is from La Paz, Bolivia. She made her thesis in Sociology on cockfighting, as a result of an undercover investigation in the field for 4 years, and she is currently pursuing a Master’s Degree in Critical Theory. Her topics of interest are the relationships between humans and other sentient animals from the perspective of Critical Animal Studies, the socio-ecological issues, and the intersectionality between different forms of oppression, domination and exploitation.