El zoólogo Jordi Casamitjana explica por qué las personas veganas no comen moluscos como ostras, mejillones o caracoles, a pesar de que algunas personas afirman que sí pueden. 

Probablemente fue mi primer acto de liberación animal.

Cuando era niño, solía liberar caracoles que habían sido recolectados después de un día lluvioso y se les habia dejado en ayuno durante un par de días antes de ser cocinados vivos. Crecí en Cataluña, y allí, como en Francia, los caracoles son un plato tradicional. Incluso si yo era un consumidor de carne, como todos en mi familia, nunca comí ningún caracol, ya que la idea siempre me pareció repugnante. Por lo contrario, cuando mis padres no estaban mirando, yo abría la bolsa donde se guardaban los caracoles y los dejaba libres. Nunca pensé mucho en eso. Fue bastante instintivo hacerlo con caracoles; me pregunto si hubiera hecho lo mismo con las gallinas si me hubieran criado en una granja en lugar de una ciudad. 

Yo he comido calamares, pulpos y mejillones (que también se comen tradicionalmente en países mediterráneos), pero nunca probé las ostras porque también encontré la idea repugnante (me parecían mocos). Muchas décadas después, cuando me convertí en vegano ético en 2002, dejé de comer cualquier animal, y eso incluye, naturalmente, a todos los moluscos (el término científico para todos los animales que acabo de mencionar). 

Digo «naturalmente» porque no tendría sentido evitar comer animales como cerdos, vacas, pollos, peces, langostaso, o pavos, pero aún así comer moluscos, ¿verdad? Y, sin embargo, algunas personas que dicen ser veganas lo hacen. Todavía comen moluscos como ostras o mejillones (que pertenecen al subgrupo de bivalvos dentro de los moluscos) y se llaman a sí mismas ostroveganas o bivalveganas (yo conocí a un par de ellas). Para mí, ninguna persona que tenga acceso a alimentos nutritivos a base de plantas, hongos o algas, pero que voluntariamente coma cualquier animal, puede ser llamada vegetariana, y mucho menos vegana, pero parece que algunas lo hacen, y tratan de racionalizarlo con todo tipo de argumentos.

Como zoólogo especializado en comportamiento animal (por lo tanto, un etólogo) puedo ver cuántos de estos argumentos no se sostienen, a pesar de que suenan científicos y biológicos. Desafortunadamente, demasiadas personas veganas con poco conocimiento de zoología están creyendo estos argumentos y están persuadidos de que tal vez deberían reconsiderar su rechazo a productos animales y comenzar a consumir algunos (convirtiéndose en lo que algunos llaman post-vegans). 

Creo que valdría la pena desacreditar tales argumentos y explicar por qué las personas veganas no deberían comer moluscos, no solo pulpos y calamares, sino también caracoles, mejillones y ostras.

Este no es un tema trivial que solo se discute en las cámaras de eco veganas. Se ha debatido en todos los principales medios de comunicación, con titulares como “¿Las ostras son veganas?” (probablemente impulsado por chefs basados en plantas que quieren aumentar sus ingresos vendiendo algo de comida de lujo). Por lo tanto, creo que debo usar mi experiencia y abordarlo.

¿Qué son los moluscos?

Photo By Derren via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1265006695)

Los moluscos son un grupo de animales que no tienen columna vertebral, por lo que forman parte de lo que llamamos animales invertebrados. El término «mollusc» es la versión inglesa británica (en inglés americano se deletrea «mollusk») del término científico Mollusca, que es el segundo Phylum más grande de animales invertebrados. Tiene alrededor de 85.000 especies, la mayoría de ellas acuáticas. Los moluscos modernos tienen un cuerpo blando, generalmente total o parcialmente encerrado en una concha de carbonato de calcio secretada por un manto blando que cubre el cuerpo, y un gran músculo llamado «pie». Los moluscos más conocidos son caracoles, mejillones, almejas, ostras, vieiras, berberechos, pulpos, calamares y sepias. 

Se subclasifican en siete clases: Gastropoda (de una sola concha, como caracoles, o sin concha, como babosas), Bivalvia (de dos conchas, como almejas o mejillones), Aplacophora (solenogasters), Monoplacophora (lapas segmentadas), Polyplacophora (quitones), Scaphopoda (conchas de colmillo) y Cephalopoda (nautilus, calamares, sepias,  y pulpoes).

Quizás la clase de moluscos que ha mostrado la inteligencia más parecida a la humana es la de Cephalopoda (pulpos y calamares), un nombre que significa «patas en la cabeza». Estos son exclusivamente moluscos marinos que tienen cabezas prominentes y grandes, ojos sofisticados, y tentáculos. El pie se ha convertido en un conjunto de brazos alrededor de la boca. La concha es interna o ausente, excepto en las especies de la subclase Nautiloidea (Nautilus).

Gastropoda (caracoles y babosas) es una de las clases más conocidas, y el nombre significa moluscos «con patas estomacales». Estos tienen un pie musculoso desarrollado que se utiliza para gatear. Tienen una cabeza con ojos y tentáculos, y a excepción de las babosas, todos los gasterópodos producen una concha externa que se enrolla en espiral. Viven en ambientes marinos, de agua dulce y en tierra firme.

La clase Bivalvia (mejillones, almejas y ostras) se llama así porque poseen dos conchas («Bi» significa «dos»), pero también se les conoce como Pelecypoda (que significa «patas de hacha”). Son bilateralmente simétricos, la cabeza está muy reducida, no tienen tentáculos sino un pie que a veces se puede ver sobresaliendo de las conchas (llamadas «valvas»), que están unidas por bisagras y otras estructuras para abrirlas o cerrarlas. Todas las especies son acuáticas.

Por lo tanto, todos los moluscos son animales, y es por eso que las personas veganas no los consumen. Una persona vegana es alguien que sigue la definición de veganismo definida por la Vegan Society que creó el término en 1944, que establece que “el veganismo es una filosofía y forma de vida que busca excluir, en la medida de lo posible y practicable, todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales para alimentos, ropa o cualquier otro propósito; y por extensión, promueve el desarrollo y uso de alternativas libres de animales en beneficio de los animales, los seres humanos y el medio ambiente. En términos dietéticos, denota la práctica de prescindir de todos los productos derivados total o parcialmente de animales”. Si le preguntas a la Vegan Society hoy si está bien consumir ostras, por ejemplo, serán inequívocos al respecto: “El veganismo trata de rechazar la noción de que los animales son alimentos o productos, por lo tanto, no vemos las ostras como algo para comer“, dijo un portavoz de la Vegan Society a The Guardian en 2019.

Los moluscos son animales, por lo que  las personas veganas también buscan excluir todas las formas de explotación de los moluscos, incluyendo sacarlos de su hábitat natural, criarlos, venderlos, comercializarlos, matarlos, cocinarlos o consumirlos, porque a menos que uno esté atrapado en una isla desierta sin comida ni vegetación comestible, siempre será posible y practicable comer otra cosa. 

Esa es la razón más básica por la que las personas veganas no comen moluscos de ningún tipo (incluidos mejillones y ostras). Sin embargo, hay más razones. 

Todos los moluscos son seres sintientes

Photo By Ruairidh MacKenzie via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1616555425)

¿Qué es la sintiencia? En pocas palabras, la sintiencia es la capacidad de tener experiencias positivas y negativas, lo que requiere al menos dos cosas: en primer lugar, sentidos para percibir sensaciones de estímulos provenientes del entorno y, en segundo lugar, un sistema nervioso para procesar tales sensaciones y traducirlas en experiencias que permitan a los animales reaccionar en consecuencia, dependiendo de si son negativas o positivas (es decir, huir de un entorno adverso o avanzar hacia una fuente de alimento). No necesitan ser experiencias profundas o complejas de múltiples capas, y no necesitan ser alcanzadas a través de procesos cognitivos de alto nivel (lo que se ha llamado «conciencia»). Experiencias simples como el equivalente al pensamiento “No me gusta esto, sea lo que sea” servirán. 

Si los seres sintientes son capaces de moverse, pueden usar esta capacidad para reaccionar apropiadamente a sus experiencias y, en consecuencia, vivir más tiempo y reproducirse más. Por lo tanto, el cóctel que se necesita para producir la evolutivamente valiosa sintiencia es tener sentidos, un sistema nervioso y músculos (capaces de contraerse a voluntad). Si tienes estas tres cosas, con el tiempo, es probable que evoluciones hacia un linaje de seres sintientes, porque una vez que hayas alcanzado la sintiencia, tu adaptación al medio ambiente mejorará, por lo tanto, tendrás una ventaja sobre los seres no sintientes.

En la Tierra, los primeros miembros del Reino Animal desarrollaron los tres componentes esenciales de la sintiencia, y una vez que lo hicieron, la mayoría de sus descendientes mantuvieron su sintiencia. Esta es la razón por la cual todos los Eumetazoos (animales verdaderos) que vemos hoy (que incluyen todos los vertebrados y todos los invertebrados excepto las esponjas marinas) son seres sintientes.   

¿Incluso bivalvos? Sí, incluso ellos … Pero esto no es lo que las personas ostroveganas te dirán. Te dirán que los mejillones y las ostras ya no son sintientes, por eso los consumen. Bueno, veamos si eso es cierto. Veamos si los bivalvos tienen sentidos, tienen un sistema nervioso y pueden moverse con músculos.

En primer lugar, todos los bivalvos tienen sentidos. En particular, todos tienen mecanorreceptores (tacto) y quimiorreceptores (gusto). También tienen estatocistos que les ayudan a sentir y corregir su orientación, y células sensibles a la luz que pueden detectar una sombra. Algunos tienen ojos reales, como las vieiras, que tienen ojos más complejos con una lente, una retina de dos capas y un espejo cóncavo. 

Todos los bivalvos también tienen un sistema nervioso. No tienen un sistema nervioso central, pero sabemos que esto no importa si todavía tienen suficientes neuronas interconectadas distribuidas en diferentes partes del cuerpo. Su sistema nervioso consiste en una red nerviosa y tres ganglios emparejados (grupos de neuronas empaquetadas), llamados cerebral, pedal y visceral. Los ganglios cerebrales inervan los palpos labiales, el músculo aductor anterior, la parte anterior del manto y los órganos sensoriales. Los ganglios pedales, que inervan el pie, están ausentes en las ostras, que tienen los pies reducidos, y el par de ganglios viscerales inervan las branquias, el corazón, el músculo aductor posterior y la parte posterior del manto.

Hay evidencia de que estos sistemas nerviosos permiten la sensación de dolor. Científicos han encontrado morfina endógena (un analgésico natural) en tejidos bivalvos específicos que parece estar involucrada en la respuesta al trauma físico. Muestran niveles alterados de morfina en respuesta al trauma y se ajustan a las condiciones ambientales cambiantes. Se han encontrado opioides endógenos y receptores opioides en el mejillón común Mytilus edulis, particularmente en inmunocitos. Cadet et al. (2002) estudiaron el mejillón azul comestible (Mytilus edulis) y encontraron que la exposición a temperaturas frías desde una temperatura ambiente alteraba los procesos opiáceos ganglionares, lo que sugiere que la señal de opiáceos está involucrada en la respuesta de este organismo al estrés térmico. En otras palabras, si hace demasiado frío demasiado rápido, les hace daño.

Por último, tenemos la cuestión de la movilidad. Incluso si muchos bivalvos viven un estilo de vida sedentario, sí se mueven. A veces muy lentamente (como los mejillones marinos adultos que pueden unir y separar hilos bisales para lograr una mejor posición en la resta, y pueden moverse para encontrar mejores ubicaciones, lo que los científicos llaman una locomoción Lévy), a veces a media velocidad (como los mejillones de agua dulce que tienen un pie musculoso que les ayuda a excavar y moverse pequeñas distancias), a veces bastante rápido (como las vieiras de mar nadando lejos del peligro inmediato), a veces en sus etapas de larva (como en los mejillones marinos donde la larva planctónica microscópica redonda se desplaza durante tres semanas a seis meses, antes de asentarse en una superficie dura), a veces solo mueven partes de sus cuerpos, lo que tiene el mismo efecto de huir de una mala situación (como cerrar sus «valvas» para ya no estar «ahí fuera»), como en las ostras y otros. Si tuviéramos conchas, también podríamos simplemente cerrarlas en lugar de huir del peligro, lo que es una reacción genuina de un ser sintiente que ha experimentado que se acerca un peligro, ya que sus sentidos lo perciben y su sistema nervioso ha procesado correctamente la información recibida. 

Desde un punto de vista etológico, podemos ver cómo los bivalvos son sintientes porque reaccionan adecuadamente a experiencias negativas. Por ejemplo, Leonard et al. descubrieron en 1999 que los mejillones azules en un estuario a lo largo de la costa de Maine pueden, de alguna manera, detectar áreas de alta depredación y desarrollar conchas más gruesas, mientras que se adhieren a su sustrato con más fuerza. Las almejas y las vieiras tienen ojos simples y órganos quimiosensoriales ubicados a lo largo de la periferia del manto y si detectan una amenaza, escapan nadando en la dirección opuesta. Además, todos los bivalvos cierran sus conchas cuando detectan peligro y las abren cuando detectan comida, que es un comportamiento «sintiente». 

Un estudio de 2012 realizado por Wilson et al. mostró resultados muy interesantes para los mejillones perla de agua dulce, Margaritifera margaritifera. Estos bivalvos a menudo se agregan, presumiblemente para reducir el riesgo de depredación de cada individuo, y los investigadores querían estudiar si se agregan más si hay una mayor presión depredadora. Utilizaron atenuación de la luz, vibraciones y el tacto como estímulos novedosos para examinar la compensación entre la motivación para alimentarse y la motivación para evitar la depredación (cerrar sus valvas y dejar de alimentarse). Encontraron que los mejillones en un grupo mostraron tiempos de cierre más cortos que los mejillones solitarios, en consonancia con una menor vulnerabilidad a la depredación en individuos que viven en grupo. Además, los mejillones expuestos al olor de un cangrejo de río depredador mostraron cierres más largos que los mejillones de control, destacando las capacidades de evaluación de depredadores de estos mejillones (con un mejor desempeño que  humanos podrían haberlo hecho en circunstancias similares).

En conclusión, no hay evidencia de que los bivalvos no sean sintientes y hay cierta evidéncia  convincente de que lo son. Esta es la razón por la cual las personas veganas no los consumen, ya que estas no consumen seres sintientes.

Moluscos legalmente reconocidos como seres sintientes

Octopus in water

Algunos moluscos ya se han reconocido oficialmente como seres sintientes en varias jurisdicciones. Estos son, como era de esperar, los cefalópodos. La Directiva Europea 2010/63/UE sobre la protección de los animales utilizados en procedimientos científicos incluye “cualquier cefalópodo vivo”, lo que significa que más de 700 especies de sepias, calamares, pulpos y nautiloides están protegidas de algunos experimentos científicos debido a su sintiencia. Canadá, Nueva Zelanda, Noruega, Suiza y algunos estados de Australia también los protegieron. En 2022, los pulpos y los crustáceos decápodos se convirtieron en los primeros invertebrados en ser considerados oficialmente seres sintientes bajo la ley del Reino Unido

Si observas el comportamiento de un pulpo, es muy difícil no concluir que son sintientes. El sistema nervioso de los cefalópodos es el más complejo de todos los invertebrados, ya que tienen un cerebro bien desarrollado, parte de él en la cabeza y el resto extendido entre sus tentáculos (por lo que podría decirse que tienen nueve cerebros interconectados). Todos los cefalópodos tienen una relación cerebro-peso corporal comparable a la de algunos vertebrados, pero el sistema nervioso está organizado de manera muy diferente, ya que el 40% de las neuronas de un pulpo se encuentran en un cerebro central, mientras que el 60% están en los brazos. Los cerebros de pulpo tienen formas de memoria a corto y largo plazo, versiones del sueño y la capacidad de reconocer a personas. En experimentos, lograron resolver laberintos complejos y completaron tareas difíciles para obtener recompensas de comida. También se considera que los pulpos tienen conciencia según la Declaración de Conciencia de Cambridge de 2012, un documento escrito por el neurocientífico computacional y neurofisiólogo Dr. Philip Low y firmado por un grupo internacional de científicos prominentes reunidos en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. 

Los pulpos son tan obviamente sensibles que han vencido a las abejas, hormigas, termitas y avispas altamente sociales en la carrera para ser reconocidos oficialmente como seres sintientes. Para mí, todos los insectos, arácnidos y crustáceos también son sintientes, y su reconocimiento legal como tal es uno de los objetivos del movimiento por los derechos de los animales del que formo parte. Curiosamente, en un estudio de 2009 realizado por Chittka & Niven, se mostró que los alces exhiben 22 comportamientos distintos en comparación con las abejas que exhiben 59, a pesar de que el cerebro del alce es obviamente más grande, y sin embargo, los alces se consideran oficialmente sintientes en todos los países, pero las abejas no en ninguno.

Los pulpos son sintientes porque evolucionaron de seres sintientes a vivir vidas muy dinámicas donde la inteligencia es importante. Pero los pulpos, mejillones, caracoles y ostras evolucionaron de un ancestro común de moluscos que también era sintiente, por lo que para que los bivalvos no se consideren sintientes, deberían haber perdido esta preciosa cualidad a través de la evolución. ¿Es esto probable? 

Razones evolutivas para no consumir moluscos

Photo By Jizu via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 2204700065)

Podrias pensar que cualquiera de los moluscos de los que hemos estado hablando son formas primitivas de animales, pero no lo son. Están tan evolucionados como tú y yo. No son como los Porifera (esponjas marinas), que son animales muy primitivos (a menudo llamados proto-animales) que aún no han desarrollado sentidos, órganos o sistemas nerviosos. Por el contrario, los moluscos tienen todo tipo de sentidos, órganos completamente formados y tienen un sistema nervioso. 

Todas las clases de moluscos evolucionaron a partir de un ancestro marino común (a veces llamado arcomolusco), que tenía una sola concha mineralizada en forma de cúpula dorsal, una cabeza con ojos sensibles a la luz y un solo par de tentáculos, un pie rastrero muscular en el plano ventral, y debajo del manto, tenian un esófago, un estómago, un intestino, glándulas digestivas, un corazón, arterias, órganos sexuales, branquias y un sistema nervioso compuesto por varios ganglios en tres lugares diferentes (ganglio cerebral, ganglio pedal y ganglios pleurales ). Entonces, estos moluscos ancestrales eran seres sintientes ya que tenían sentidos para percibir el entorno, un sistema nervioso para procesar la información de los sentidos (incluidos los ganglios cerebrales que tienen una función de cerebro) y podían moverse con su gran pie más cerca o lejos de los estímulos percibidos dependiendo de si la experiencia era positiva o negativa.

A través de millones de años de evolución, estos moluscos arcaicos evolucionaron en muchos otros moluscos. Algunos se convirtieron en depredadores y se movieron mucho y rápido, por lo que sus sistemas nerviosos se hicieron más grandes para manejarlo, sus sentidos se volvieron más sofisticados y sus músculos se adaptaron mejor al movimiento de alta velocidad y la caza. Estos se convirtieron en los cefalópodos. Otros fueron en la dirección opuesta al convertirse en alimentadores de plancton principalmente fijados en un sustrato, por lo que su sistema nervioso se hizo más pequeño, sus sentidos más simples y sus músculos se adaptaron para abrir y cerrar conchas, o moverse lentamente conel pie. Estos se convirtieron en los bivalvos. Un tercer grupo se adaptó mejor a respirar aire, por lo que sus conchas y sentidos cambiaron para una vida en tierra, se movieron lentamente con el pie, y su sistema nervioso probablemente no cambió tanto de tamaño, ya que tuvieron que tratar situaciones similares a las de los moluscos arcaicos. Estos se convirtieron en los gasterópodos.

Sin embargo, lo más importante que me gustaria puntualizar es que creo que los tres grupos conservaron su sintiencia, porque en la Tierra, una vez que evolucionaste en un ser sintiente, te vuelves mejor equipado para resolver problemas, por lo que tendrás una ventaja sobre aquellos que aún no han evolucionado la sintiencia, o que de alguna manera la han perdido. Creo que todos los bivalvos, aunque su sistema nervioso se hizo más pequeño ya que no necesitaban procesar tanta información debido a su dieta y estilo de vida sedentario, no perdieron su sintiencia. Creo que este es el caso porque si algunos la perdieron y otros no, los que la perdieron no podrían competir con los que la mantuvieron, por lo que los bivalvos sintientes tendrían una ventaja evolutiva, y estos serían los que veríamos hoy. 

Se podría argumentar que tener sintiencia también tiene un costo, ya que requiere más energía y una fisiología más exigente, por lo que en entornos con muy pocos recursos, tal vez los seres no sintientes tendrían una ventaja evolutiva. Después de todo, a menudo vemos animales que han evolucionado en cuevas habiendo perdido los ojos, ya que son biológicamente «caros» de producir. Diane Fleischmann, una ostrovegana, dice que el dolor es biológicamente caro, y el dolor requiere más calorías para alimentar el tejido capaz de detectar y distinguir los estímulos útiles de los estímulos dañinos. Sin embargo, morir por no cerrar las valvas por no sentir más dolor es aún más costoso biológicamente, ya que conduciría a la muerte. Yo diría que sería biológicamente «más barato» para los moluscos que ya sienten dolor retenerlo una vez que se vuelven sedentarios, en lugar de desarrollar un mecanismo diferente para cerrar sus válvas o retirar sus pies en presencia de peligro sin el uso de ningún dolor (tendrían que desarrollar un sistema completamente diferente para hacer eso, lo cual no tiene sentido para mí).

Una vez que un ser se ha vuelto sedentario, reducir el tamaño y el número de sentidos puede ahorrar recursos, ya que estos son posiblemente más complejos anatómica y fisiológicamente que los ganglios. Pero si los sentidos aún pueden enviar alguna información, el sistema nervioso podrá procesarla correctamente si su calidad sintiente ha permanecido intacta. Por lo tanto, para mí, tiene más sentido económico perder los sentidos y el músculo primero, antes de perder la sintiencia. Un bivalvo con una funcionalidad de sintiencia intacta pero con ganglios más pequeños, ya que hay menos información para procesar, tendría una ventaja sobre uno que perdió potencia «computacional» primero antes de perder sentidos y músculos. 

Pero si hay una simplificación de la anatomía, la pregunta es por qué. Es posible que los moluscos que comen plancton no hayan evolucionado para ser sedentarios porque su entorno era pobre en recursos. Por el contrario, la abundancia de plancton en un lugar puede haber sido la razón para dejar de moverse en busca de comida, por lo que puede que no haya sido tan importante simplificar la anatomía por razones «económicas» porque habría suficiente comida para permitirse no perder nada. Los animales que, a través de la evolución, pierden los sentidos son a menudo parásitos, animales de las cavernas o animales que viven en el fondo de los océanos, pero la mayoría de los bivalvos viven en costas o aguas poco profundas donde la biodiversidad es alta (y por lo tanto la comida es abundante). La presión evolutiva para reducir el tamaño de los órganos podría haber sido impulsada por la necesidad de colocar todo el cuerpo dentro de la concha para que pueda protegerse de muchos depredadores, no como respuesta a menos recursos. Tendría sentido, entonces, que la parte del sistema nervioso que se reduce sea la que se necesita para mover muchos músculos, no la que se necesita para tener experiencias que permitan evitar la depredación. Esta hipótesis es consistente con lo que encontramos en las ostras, quizás las más sedentarias de todas los bivalvos, que han perdido el ganglio que se ocupa del movimiento del pie, pero no el ganglio cerebral.

El principio de precaución

Photo By Jose Luis Calvo via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1631964640)

No sabemos si la reducción evolutiva de la actividad neurológica en los bivalvos ha llevado a la pérdida de su sintiencia. Sin embargo, no podemos asumir que la sintiencia se perdió solo porque el sistema nervioso se hizo más pequeño, porque no conocemos el número mínimo de neuronas y el número mínimo de conexiones entre las neuronas necesarias para generar sintiencia. Lo más sensato, especialmente para una persona vegana que no es un experta en neurofisiología de bivalvos, es aplicar el principio de precaución y asumir que todavía son sintientes. Alguien que asuma lo contrario, no solo estaría violando los principios fundamentales del veganismo (como la creencia en la sintiencia de todos los animales y la evitación del especismo), sino que sería un supremacista irracional con severas disonancias cognitivas o un propagandista carnista (tal vez con un interés personal en la industria pesquera o cualquier otra industria de explotación animal que se sienta amenazada con el veganismo). 

Sería útil si hubiera algo en la anatomía del bivalvo que pudiera apuntarnos hacia la conclusión de que no han perdido la sintiencia. Bueno, creo que sí lo hay. Si la sintiencia desapareciera una vez que el animal se volviera sedentario, veríamos la desaparición dels sistema nervioso hasta que no quedaran ganglios, solo nervios dispersos, con muy pocas neuronas. Y, sin embargo, todavía vemos los ganglios nerviosos en todos los bivalvos, y aún más, todavía vemos los ganglios cerebrales. Y no son tan pequeños. Se ha estimado que una langosta (otro ser sintiente oficialmente reconocido) tiene alrededor de 100.000 neuronas, una babosa de mar tiene 18.000 neuronas, un caracol de estanque tiene alrededor de 11.000 neuronas, y una almeja tiene alrededor de 10.000 neuronas. Entonces, no hay mucha diferencia entre un caracol y una almeja, ¿verdad? Después de todo, algunos gusanos nematodos, que claramente se mueven y van a cazar otras criaturas, solo tienen alrededor de 400 neuronas. Todo esto debería ser suficiente para, al menos, dar el beneficio de la duda sobre si los bivalvos son sintientes (una de las características evolutivamente más valiosas que puede tener un animal). 

En los moluscos, el sistema nervioso no está dividido en un sistema central y uno periférico como vemos en los vertebrados, sino que está más disperso por todo el cuerpo, y aunque se ve un cerebro claro en los cefalópodos en comparación con los otros moluscos (ya que lo necesitan debido a su estilo de vida) todavía se ve un sistema nervioso en todos los demás, incluyendo bivalvos, que todavía tienen ganglios (incluyendo los ganglios cerebrales) que tienen una función cerebral similar, pero para una vida más simple. Los científicos no definen la sintiencia basándose en tener un solo cerebro o un sistema nervioso central porque, como los pulpos han demostrado, se puede lograr la sintiencia con un sistema nervioso que se extiende en diferentes partes del cuerpo. 

Aquellos que afirman que está bien comer mejillones y ostras porque no sienten dolor o no tienen un sistema nervioso central, no son a menudo científicos con ningún conocimiento de la biología o sintiencia de los bivalvos. Creen a algunos científicos y no a otros para confirmar sus prejuicios. Yo soy un científico y digo que es más probable que los bivalvos sean sintientes que lo contrario, y sin embargo, apuesto a que alguna persona ostrovegana sin ningun antecedente científico dirá que estoy equivocado y criticará este artículo basado en lo que escuchó que otros científicos podrían haber dicho. ¿Por qué creerles a ellos y no a mí, o a esos otros científicos que he mencionado en este artículo? Muchos científicos todavía afirman que los peces no sienten dolor, así que ¿deberían estas personas ostroveganas convertirse en pescatarianas? Hay científicos que cuestionan la investigación que encontró reacciones opioides en peces que sugieren que pueden sentir dolor, pero estas son también las reacciones encontradas en los bivalvos que también sugieren que sienten dolor, y sin embargo, el mismo tipo de estudios se juzga de manera diferente dependiendo de si confirman o niegan los sesgos de las personas ostroveganas. 

Aunque soy zoólogo, no soy un experto en bivalvos o su neurofisiología, pero soy un etólogo, por lo que soy un experto en comportamiento animal. De la misma manera que di testimonio experto como etólogo ante el parlamento catalán para desacreditar las afirmaciones de algunos veterinarios españoles que trabajan para la industria taurina que dijeron que los toros de lidia no sienten dolor cuando son torturados en las corridas de toros, puedo dar testimonio aquí de que, como etólogo, observando el comportamiento de los bivalvos, puedo confirmar que se comportan como seres sintientes. 

Incluso si no pudiéramos probar que los moluscos son seres sintientes haciendo experimentos convincentes con ellos, estudiando cómo reaccionan, o si sienten dolor (algunos de estos experimentos serían poco éticos, por cierto), deberíamos concluir que, debido a su comportamiento natural en la naturaleza, su anatomía y su historia evolutiva, no hay evidencia de que ninguno de ellos ya no sean seres sintientes. 

Por otro lado, las esponjas marinas no son moluscos, sino proto-animales del grupo Porifera, que no se mueven en absoluto ni tienen ningún sistema nervioso, por lo que es poco probable que sean sintientes ya que nunca evolucionaron de ningún ser sintiente. Las plantas, los hongos y las algas tampoco tienen sentidos ni un sistema nervioso, por lo que es poco probable que sean sintientes, ya que nunca desarrollaron este rasgo complejo.

Esta es la razón por la cual las personas veganas consumen plantas, algas y hongos, pero no consumen moluscos. No los consumen porque son animales y son seres sintientes que evolucionaron a partir de otros seres sintientes, como lo hicimos nosotros.

Por qué las personas veganas no comen bivalvos

Photo By Formatoriginal via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1152213536)

Incluso muchas personas ostroveganas saben que no son realmente veganas. Algunas son lo suficientemente honestas como para admitirlo. En 2020, Kelsey Piper, periodista de Vox, se atrevió a hacer la pregunta “¿Eres personalmente vegano?” a uno de los filósofos de los derechos de los animales más influyentes que la mayoría de la gente asumió que debía ser vegano, el utilitarista Peter Singer. Él respondió lo siguiente: “Estrictamente hablando, no. Por ejemplo, no creo que los bivalvos, mejillones y almejas, puedan sufrir, así que los como. Ciertamente comería carne a base de celulas, una vez que estuviera disponible. Y no soy muy estricto acerca de evitar los huevos de corral”. Por lo tanto, ni siquiera es vegetariano, y su consumo de huevos ni siquiera le permitiría reclamar el título de ostrovegano . 

Sin embargo, otras personas serían menos honestas, e incluso si la definición de veganismo es clara en términos de evitar a todos los animales, no a todos los seres sintientes, insisten en llamarse personas veganas incluso si comen algunos animales. Parece, sin embargo, que hay varios tipos de hábitos alimenticios entre la comunidad ostrovegana. Algunos solo comen ostras porque son los más sedentarios de todos los bivalvos, solo comen ostras y mejillones (porque por ser sésiles piensan que no son sintientes), mientras que otros también incluyen almejas y vieiras (porque no les importa si se mueven). Algunos también pueden comer caracoles porque tampoco los consideran sintientes. Comer un mejillón pero rechazar una almeja es como comer un cerdo pero rechazar a un perro: esto no puede ser más especista. 

¿Por qué detenerse ahí? Si solo rechazaran a los animales cuya sintiencia ha sido reconocida oficialmente, consumirian la mayoría de los animales en la Tierra. Todos los invertebrados excepto cefalópodos y crustáceos decápodos. Es decir, todos los insectos, arañas, ciempiés, escorpiones, medusas, erizos de mar, gusanos, etc. Muchas culturas humanas comen insectos (en el Congo, Camerún, Uganda, etc.), erizos de mar (en Japón, Córcega, etc.) y caracoles (en Francia, Cataluña, etc.), y sin embargo, apuesto a que muchas personas ostroveganas autodefinidas no tocarían ninguno de estos. Tampoco comerían zorros, tejones, zarigüeyas o ratas, incluso si están muertos y, por lo tanto, ya no son seres sintientes, y murieron en la naturaleza por accidente (la llamada muerte en carretera). Tampoco se comerían los cuerpos de sus mejores amigos (caninos, felinos o humanos) que murieron por causas naturales fuera de cualquier industria explotadora, a pesar de que sus cuerpos ya no fueran sintientes ni fueron matados para ser comidos.

Si somos honestos, la elección culinaria de las personas ostroveganas tiene poco que ver con la sintiencia o el conocimiento sobre quién es sintiente o no, sino con una aversión a la filosofía vegana y su postura ética intransigente. No tiene nada que ver con las necesidades de una dieta saludable, sino con la pereza de un hábito poco saludable (por cierto, los mariscos contienen colesterol y contaminantes del agua). No tiene nada que ver con ser racional y coherente, sino con ser irracional e inconsistente. Para las personas ostroveganas, la sintiencia es solo una excusa para lo injustificable. 

Por otro lado, para las personas veganas de verdad, su responsabilidad no podría ser más convincente: las personas veganas no comen calamares porque son animales; no comen caracoles porque son animales; no comen almejas porque son animales; y no comen ostras porque son animales. Y estas personas creen que todos estos son seres sintientes, no solo porque el principio de precaución aconseja hacerlo, sino porque no hay evidencia de que ninguno de estos animales no sea sintiente, y hay alguna evidencia convincente de que lo son.

Las personas veganas no comen bivalvos porque los bivalvos son moluscos, y los moluscos son animales, parte del reino animal que tanto les importa a estas personas. Ellas excluyen la explotación y la crueldad de cualquier miembro de este reino, sin importar quiénes sean, y sin importar si han demostrado cuán sintientes son.

La primera lección de un hipotético examen de ciudadanía vegana probablemente debería ser esta:

“Las personas veganas no comen animales”.

Jordi Casamitjana
“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.