El zoólogo Jordi Casamitjana explica el por qué las personas veganas no comen peces, y nadie más debería hacerlo.

Me tomó completamente por sorpresa.

Había comido alimentos con trozos de ellos durante décadas, pero no fue hasta que tuve 30 años que miré por primera vez a su rostro. Hace unos 20 años, yo era un investigador independiente vegano, y la Sociedad de Protección de Animales Cautivos (ahora llamada Freedom for Animals) me contrató para hacer un trabajo encubierto en acuarios públicos del Reino Unido. Implicó ir a muchos acuarios en el país con una cámara de video de mano y una cámara oculta e investigar qué sucedió con los animales allí. Tuve que investigarlos a todos (no solo a los que eran más grandes y más fáciles), así que pasé un tiempo considerable observándolos tratando de detectar cualquier comportamiento anormal que ilustrara la terrible experiencia que estaban experimentando mientras estaban cautivos, lejos de su hogar natural. 

Mientras lo hacía, en un momento dado conocí a mi primer bacalao vivo (peces demersales del género Gadus) en un tanque de acuario, lo que me tomó completamente por sorpresa. Estos peces que había comido tantas veces cuando era joven no solo tenían ojos muy curiosos que los hacían parecer más humanos que otros peces, sino que su comportamiento también era muy humano, mirando con curiosidad a través del cristal para ver quién los miraba al otro lado. Hasta entonces, había registrado como muchos peces se comportaban en los tanques (a menudo mostrando comportamientos estereotipados, como ir de un lado a otro,  dar vueltas o girar,  que indicaban que estaban sufriendo tanto como los animales salvajes terrestres sufren en los zoológicos), pero no hasta entonces vi a uno mirándome (al final del artículo se puede ver una imagen del video que tomé), y estudiándome tanto como yo lo estaba estudiando a él. Muy pronto, en una de esas ironías cósmicas, los que habían sido mis peces favoritos para comer antes de ser vegano se habían convertido en mis peces favoritos para mirar cuando estaban vivos en el agua, aunque era muy triste verlos cautivos.

No es que tuviera dudas, pero al acercarme a ellos cara a cara, esa investigación confirmó lo que ya sabía desde hace algún tiempo: los peces son tan sintientes como tú y yo, y simplemente son «personas» que, por vivir en un medio tan extraño para nosotros, no hemos reconocido tal sintiencia durante demasiado tiempo. Desafortunadamente, muchas personas todavía tratan a los peces como si no sintieran dolor o tuvieran emociones. No estoy hablando de pescadores que los matan, porque estos, como los cazadores, podrían haber perdido la capacidad de empatizar con los demás, tal vez despojados de esta cuando eran muy jóvenes por culpa de sus padres irresponsables. Tampoco estoy hablando de los consumidores de carne promedio, que comerían animales de todo tipo, incluso cuando saben que tuvieron que sufrir para satisfacer su sabor pervertido. No, estoy hablando de las personas pescatarianas, esas personas que ya saben que está mal comer la carne de seres sintientes (y es por eso que no comen carne de animales terrestres), pero de alguna manera, sienten que está bien comer la carne de los peces. Han racionalizado esta disonancia cognitiva diciéndose a sí mismos que «los peces no importan».

Incluso hay personas que dicen que son veganas y todavía comen peces, lo creas o no. Teniendo en cuenta que, en términos de números, los peces son los vertebrados más matados y abusados por los humanos, y que casi todos los matados por comida mueren una larga y agonizante muerte por asfixia (quién no ha visto a un pez jadeando por oxígeno cuando lo sacan del agua), esto es impactante para mí. Por ejemplo, Eric L. Adams, el actual alcalde de la ciudad de Nueva York a quien tantas personas, incluidos nosotros, celebramos por ser el “Primer alcalde vegano en la historia de la ciudad de Nueva York“, fue sorprendido más tarde comiendo peces, a lo que respondió: “Quiero ser un modelo a seguir para las personas que siguen o aspiran a seguir una dieta basada en plantas, pero como dije, soy perfectamente imperfecto y ocasionalmente he comido pescado“.

Parece que, después de todo, es posible que necesitemos escribir un artículo explicando por qué las personas veganas no comen peces.

Los peces no son lo que parecen

Coelacanth, a living fossil fish By AlessandroZocc via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 120947770)

Lo extraño de los peces es que no existen como tales. Bueno, por supuesto que existen como individuos, pero el término «pez» agrupa a muchas criaturas que son muy diferentes entre sí, mientras que no están clasificadas científicamente juntas bajo un solo nombre. Para nosotros, que vivimos aquí en la tierra del aire, todos ellos pueden criaturas acuáticas resbaladizas, largas, con aletas escamosas y las llamamos peces, pero aunque los vertebrados se clasifican claramenteen en las clases anfibios, reptiles, aves y mamíferos, la «quinta» clase que todos asumen quees la de los peces no existe. En cambio, los peces se dividen típicamente en tres grupos principales: superclase Agnatha (peces sin mandíbula), superclase Chondrichthyes (peces cartilaginosos) y superclase Osteichthyes (peces óseos). 

Agnatha son peces sin mandíbula que tienen branquias en bolsas y carecen de cinturas en las extremidades. Incluyen dos clases: Myxini (pez bruja) e Hyperoartia (lampreas). Los peces bruja son carroñeros marinos parecidos a anguilas que producen limo y pueden atarse en nudos. Las lampreas también son parecidas a las anguilas y se encuentran en aguas frescas y costeras de todos los continentes excepto África; Tienen un disco oral suctorio con dientes córneos y siete pares de branquias externas.

Los condrictios tienen un esqueleto cartilaginoso (no tienen huesos calcáreos duros y rompibles como aves, reptiles o mamíferos), su piel está cubierta de escamas placoides y carecen de vejiga natatoria. Se dividen en dos clases: Elasmobranchii (tiburones, rayas, y peces sierra) y Holocephali (quimeras). Los elasmobranquios tienen 5-7 pares de hendiduras branquiales no cubiertas por un pliegue de piel, que se abren por separado hacia el exterior, mientras que los holocéfalos tienen una sola cubierta branquial que oculta cuatro arcos branquiales.

Los osteichthyes tienen un esqueleto óseo como el nuestro y una vejiga natatoria, y la mayoría de los peces que la gente conoce son parte de esta superclase, que se divide en dos clases: Sarcopterygii (peces con aletas lobuladas) y Actinopterygii (peces con aletas radiadas). Sarcopterygii (que incluye criaturas de aspecto primitivo como el celacanto y el pez pulmonado) se caracterizan por sus aletas lobuladas, que tienen una base carnosa y están sostenidas por huesos (los anfibios evolucionaron a partir de peces de este grupo, por lo que podemos decir que nosotros también lo hicimos, ya que evolucionamos de los anfibios). Los actinopterygii se caracterizan por sus aletas radiadas, que son redes de piel sostenidas por espinas óseas o córneas (la mayoría de los peces que no son tiburones que la gente conoce pertenecen a esta clase, desde el pequeño pez dorado o el lindo caballito de mar hasta el enorme pez luna o el extraño rape). 

Entonces, como puede ver, la «quinta» clase faltante de vertebrados que llamamos peces son de hecho seis clases diferentes (Myxini, Hyperoartia, Elasmobranchii, Holocephali, Sarcopterygii y Actinopterygii) cuyos individuos son tan diferentes entre sí como los mamíferos son diferentes a las aves o reptiles.

Sin embargo, ¿qué tienen todos en común? Todos son vertebrados acuáticos que tienen branquias para respirar y aletas para nadar, eso es todo (anfibios, reptiles, aves y mamíferos son vertebrados terrestres, o al menos lo eran antes de que algunos regresaran al agua, que tienen pulmones para respirar y piernas para caminar, o al menos los tenían antes de perderlos o modificarlos para otros fines). 

La otra cosa que hay que decir en este punto sobre los peces es que, si ves un pez, puedes decir que era un pez; Si ves dos, puedes decir que eran dos peces; si ves tres, tres peces, etc. Sé que en inglés estándar el plural de pez (fish) también es fish, pero encuentro esta regla especista y carnística, así que no voy a seguirla (y en español se usa el termino pescado). Las gente del mundo carnista han desarrollado un lenguaje que refleja su supremacismo y especismo, por lo que cuando se refieren a sustantivos colectivos de animales que usan para alimentos u otros fines, tienden a eliminar las formas que nos recuerdan que son individuos. Para estas personas, un grupo de vacas ya no son varias vacas individuales, sino que las llaman ganado, como si los individuos no importaran. Para ellos, más de una oveja (sheep en ingles) ya no son varias ovejas, sino solo sheep. Y lo mismo ocurre con los peces. Bueno, las personas veganas hacemos lo contrario. Nunca olvidamos a los individuos, por lo que usamos plurales que reflejan esto. Entonces, en este artículo, ninguno de los fishes que ves en la versión inglesa (o peces en lugar de pescados en la versión española) son errores gramaticales. Son expresiones deliberadas del lenguaje veganizado.  

No agrupamos peces en toneladas de alimentos como lo hacen la industria de la agricultura animal (y los gobiernos), y no debemos agruparlos en una «clase» falsa descartada de vertebrados «inferiores» que no importan lo suficiente como para ser enseñados por separado en la escuela. Los tratamos como individuos pertenecientes a grupos igualmente distintivos y evolucionados que merecen el mismo respeto que damos a los individuos pertenecientes a cualquier especie de mamífero como nosotros, Homo sapiens. Y esa es la primera razón por la que las personas veganas no comen peces. Las personas veganas no comen animales, y los Myxini, Hyperoartia, Elasmobranchii, Holocephali, Sarcopterygii y Actinopterygii son todas clases de animales del subfilo Vertebrata del filo Chordata. 

La definición oficial de veganismo finalizada por la Vegan Society en 1988 es clara: “El veganismo es una filosofía y una forma de vida que busca excluir, en la medida de lo posible y practicable, todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales para la alimentación, la ropa o cualquier otro propósito; y por extensión, promueve el desarrollo y uso de alternativas libres de animales en beneficio de los animales, los seres humanos y el medio ambiente. En términos dietéticos, denota la práctica de prescindir de todos los productos derivados total o parcialmente de animales”. Por lo tanto, las personas veganas no deberían comer peces, no deberían tomar suplementos de aceite de pez (buscando consumir más ácidos grasos Omega-3) y no deberían beber cerveza o vino que haya sido aclarado con isinglass (cola de pescado), que son vejigas natatorias de pez secas (pero no te preocupes, los vinos y cervezas veganas no hacen eso).

La sensibilidad de los peces

Surprised goldfish with wide open mouth and big eyes in a fishtank, By Noheaphotos via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1332341678)

La segunda razón más importante por la que las personas veganas no comen peces está muy relacionada con la primera: los peces son seres sintientes. Uno de los axiomas fundamentales de la filosofía del veganismo es que todos los animales deben ser considerados como sintientes, lo quesignifica que tienen la capacidad de tener experiencias positivas y negativas al procesar información con sus sistemas nerviosos, obtenida de sus sentidos desde su entorno, y pueden actuar en consecuencia moviendo sus cuerpos. Sin embargo, este «debe ser considerado» está respaldado por el hecho de que más del 99% de las especies animales están, de hecho, compuestas por seres sintientes (la única excepción son las esponjas marinas, proto-animales que pertenecen al Reino Animal pero que aún no han desarrollado un sistema nervioso o son capazes de moverse). Incluso los moluscos sedentarios como los mejillones y las ostras son sintientes, como he argumentado en otro artículo. Si invertebrados son sintientes (y existe una amplia aceptación de esto en el caso de los pulpos), por supuesto que todas las clases de peces también lo van a ser. Sin embargo, frustrantemente, todavía hay personas por ahí, algunas con títulos en ciencias, que, por alguna misteriosa razón (tal vez porque la pesca es su hobby) siguen expresando dudas, por lo que yo tendría que aportar alguna evidencia.

Los peces son animales sintientes capaces de experimentar dolor y sufrimiento, y la evidencia científica que apoya esto se ha estado acumulando durante años y ahora es ampliamente reconocida por los principales científicos de todo el mundo. Los peces tienen sentidos altamente desarrollados, incluyendo el gusto, el tacto, el olfato, el oído y la visión, para poder percibir su entorno, uno de los requisitos previos de lasensibilidad. 

Los peces de todas las clases, incluso los más parásitos, pueden moverse, y pueden moverse más rápido que los humanos, para que puedan reaccionar a las experiencias positivas y negativas que su cerebro crea después de procesar la información que su sistema nervioso ha capturado con sus sentidos. Tener tal sistema es otro requisito previo de la sintiencia, y aunque algunas personas afirman erróneamente que solo los sistemas nerviosos centrales con cerebro pueden conducir a la sintiencia, no hay duda de que todos los peces, desde los Myxini hasta los Actinopterygii, como los vertebrados que son, tienen un sistema nervioso central con un cerebro bien desarrollado. No sólo los peces pueden moverse, sino que también son capaces de realizar comportamientos complejos y son tan inteligentes como cualquier otro animal, ya que pueden utilizar sus cerebros para resolver los problemas que son relevantes para ellos (que es la única manera justa de medir la inteligencia).

La sintiencia de los peces ya ha sido reconocida internacionalmente. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) afirma que “el uso de peces conlleva la responsabilidad ética de garantizar el bienestar de dichos animales en la mayor medida posible“. 

La versión 2020 de la Guía para la eutanasia de animales de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria declaró: “El aprendizaje y la consolidación de la memoria en ensayos donde se enseña a los peces a evitar estímulos nocivos han movido el tema de la cognición y la sensibilidad de los peces hacia adelante hasta el punto en que la preponderancia de la evidencia acumulada respalda la posición de que a los peces de aleta se les deben otorgar las mismas consideraciones que a los vertebrados terrestres con respecto al alivio del dolor” (peces de aleta aquí quiere decir peces que no son mariscos). 

En la Unión Europea, la AHAW, un panel científico sobre bienestar animal que trabaja para la Comisión de la UE, adoptó recientemente su enfoque general sobre el bienestar de los peces y el concepto de sintiencia en los peces. Habiendo examinado la investigación que se ha realizado para algunas especies de peces donde se ha estudiado este tema, este panel concluyó lo siguiente: “El balance de la evidencia indica que algunas especies de peces tienen la capacidad de experimentar dolor” y que “Las respuestas de los peces, de algunas especies y bajo ciertas situaciones, sugieren que son capaces de experimentar miedo“. 

El Dr. Donald Broom, del Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, declaró lo siguiente:La evidencia del dolor y la función del sistema de miedo en los peces es tan similar a la de los humanos y otros mamíferos que es lógico concluir que los peces sienten miedo y dolor. Los peces son seres sintientes”.

Además de su capacidad para experimentar dolor y miedo, los peces también muestran inteligencia social. Varios estudios han demostrado que persiguen estrategias de manipulación social, castigo y reconciliación, exhibiendo tradiciones culturales estables y cooperando para inspeccionar a los depredadores y obtener alimentos. Debido a que la conciencia animal no se puede medir directamente, los científicos del bienestar animal buscan evidencia anatómica, fisiológica y conductual como indicadores de sensibilidad o sufrimiento, y hay mucha. En particular, evidencia en forma de receptores del dolor y respuestas conductuales apropiadas a situaciones dolorosas. 

Los peces sienten dolor al igual que nosotros

Rainbow trout in crystal-clear water with sun in the background by benny337 via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1830394559)

Aunque, teóricamente, podrías ser sintiente y no sentir dolor (podrías tener experiencias negativas sin tener dolor localizado creado por los receptores del dolor), los peces, como todos los demás vertebrados, sienten dolor como nosotros. Hay mucha evidencia para demostrarlo, y muchas investigaciones lo han hecho al más alto nivel científico, aunque la mayoría son investigaciones poco éticas porque se hicieron causando dolor a los animales, lo que podría haberse evitado si toda la comunidad científica hubiera aplicado el sentido común y reconocido lo que es obvio para la mayoría de nosotros simplemente observando los peces en la naturaleza. Los siguientes son algunos ejemplos:

Muchos animales tienen receptores sensoriales llamados nociceptores que detectan daños potenciales y producen opioides que alivian el sufrimiento. En 2002, la doctora Lynne Sneddon fue la primera científica en demostrar de manera concluyente que los peces tienen nociceptores en la boca. En su artículo de 2003 titulado “¿Los peces tienen nociceptores? Evidencia de la evolución de un sistema sensorial de vertebrados” publicado por las Actas de la Royal Society of Biological Sciences, la Dra. Sneddon y sus colegas fueron los primeros en caracterizar los nociceptores que detectan estímulos dolorosos en la cabeza de un pez y desde entonces han investigado la capacidad de dolor, miedo y estrés en peces y otros animales acuáticos.

Ashley et al. (2009) encontraron que la estimulación nociva afecta las respuestas antidepredadores y el estado de dominancia en la trucha arco iris, Oncorhynchus mykiss. Nordgreen et al. (2009) demostraron que los peces dorados sintieron tanto el dolor agudo inicial como el dolor duradero que sigue cuando estudiaron dos dosis diferentes de morfina en el umbral térmico y el comportamiento posterior a la prueba en peces de colores. Mettam et al. (2011) encontraron que tres tipos de medicamentos analgésicos fueron efectivos para reducir el dolor en la trucha arco iris. Caio Máximo (2011) encontró que las respuestas de 132 peces cebra a experimentos dolorosos sugieren que temían los eventos y su miedo anulaba su dolor. 

Un artículo de 2018 de Ferris Jabr para la revista Smithsonian dice lo siguiente: “Los peces demuestran cambios relacionados con el dolor en la fisiología y el comportamiento que se reducen con analgésicos, y muestran una mayor actividad cerebral cuando se estimulan dolorosamente. A nivel anatómico, los peces tienen neuronas conocidas como nociceptores, que detectan daños potenciales, como altas temperaturas, presión intensa y productos químicos cáusticos. Los peces producen los mismos opioides, los analgésicos innatos del cuerpo, que los mamíferos. Y su actividad cerebral durante la lesión es análoga a la de los vertebrados terrestres”.

Una revisión de 2019 llevada a cabo por la doctora Lynne Sneddon en la Universidad de Liverpool muestra que ahora hay muy pocas dudas de que los peces experimentan dolor. Titulado “Evolución de la nocicepción y el dolor: evidencia de modelos de peces” concluyó lo siguiente: “Los estudios en peces han demostrado que la biología del sistema nociceptivo es sorprendentemente similar a la que se encuentra en los mamíferos. Además, los eventos potencialmente dolorosos dan lugar a cambios conductuales y fisiológicos, como la reducción de la actividad, el comportamiento de protección, la suspensión del comportamiento normal, el aumento de la frecuencia respiratoria y los comportamientos anormales que se previenen mediante el uso de medicamentos para aliviar el dolor. Los peces también realizan tareas competitivas menos bien cuando se tratan con un supuesto estímulo doloroso. Por lo tanto, existe una amplia evidencia para demostrar que es muy probable que los peces experimenten dolor y que los cambios de comportamiento relacionados con el dolor se conserven en los vertebrados”.

Incluso aquellos científicos obstinados que argumentaron que la experiencia del dolor en los peces no equivale a un sufrimiento similar al humano porque la parte del cerebro responsable de tal experiencia es muy diferente en los peces, ahora han visto sus argumentos debilitados. En 2021, Phil Halper et al. escribieron un artículo titulado “Contra el neocartesianismo: resiliencia neurofuncional y dolor animal”, señalando que la investigación moderna en neurociencia concluye que el efecto del dolor y la conciencia aún pueden estar presentes en los humanos incluso cuando se lesionan las regiones del cerebro que procesan el dolor, lo que está ayudando a desacreditar el mito de que los peces no pueden sentir dolor si carecen de las mismas regiones cerebrales. Los investigadores argumentan que, si los cerebros humanos pueden adaptarse para prescindir de una parte de la cadena de dolor neuronal, entonces tal vez los peces tampoco necesiten todos los eslabones. 

Los peces sienten dolor, como era de esperar, por lo que las personas veganas no harían nada para lastimarlos, incluyendo perforar sus bocas con anzuelos, sacarlos del agua, golpearlos o cortarlos con cuchillas y, por supuesto, matarlos ellos mismos, o pagarle a alguien para que lo haga por ellos. Esta es la razón por la que las personas veganas no comen peces.

Los peces son amigos, no comida

Garibaldi fish By Michael Bogner via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 347217890)

Si tú eres una persona pescetariana que ha leído este artículo hasta este punto, a estas alturas puede que te hayaa dado cuenta de que tus racionalizaciones para no comer cerdos, vacas, pollos o tortugas, pero aún así comer salmón, sardinas, bacalaos o atún, no se sostienen. Sin embargo, si necesitas algo más, tal vez deberías mirar diferentes peces en la naturaleza (como en un documental o bucear en tu cuerpo de agua más cercano) y ver qué tipo de vida viven. Entonces verás que, una vez que tomes en consideración su entorno natural, en realidad viven vidas muy similares a las nuestras, preocupados por los mismos problemas y reaccionando básicamente de la misma manera que nosotros. Aprenderás lo que los peces perciben, sienten, piensan y, en última instancia, lo que saben. 

Esto es precisamente lo que hizo el etólogo vegano Jonathan Balcome, y lo escribió todo en su libro de 2017 “Lo que un pez sabe: la vida interior de nuestros primos submarinos“. Tuve el privilegio de entrevistarlo para un artículo que escribí sobre él, y esto es lo que dijo sobre por qué escribió sobre peces: “Realmente me gusta tratar de ayudar a los más incomprendidos, los más oprimidos, los más maltratados y difamados por los humanos. Cuando pensé en escribir un libro sobre peces fue como un momento de epifanía. Casi me caigo de la silla. Pensé ‘es tan obvio que un libro como ese necesita ser hecho’. Hay mucho fuego debajo de mí para hacer algo así. Es muy motivador para mí, y creo que para ti también. Compartimos esta pasión por este tipo de tema”.

En su libro, al que recomiendo encarecidamente, escribe sobre Gordon M. Burghardt y sus colegas descubriendo cómo algunos cíclidos de manchas blancas jugaban con un termómetro sumergible. También escribe sobre un cíclido anillado que solía jugar con algunos gatos en la casa de un ex trabajador de un refugio de animales en Virginia. Escribe sobre las diferentes personalidades de algunos garibaldis que una vez encontró y la personalidad distintiva de un tiburón de arrecife llamado Abuela que se hizo amigo de la exploradora oceánica Cristina Zenato. Los peces pueden ser tus amigos, si los dejas ser. 

Hay muchas razones por las que las personas veganas no comen peces. Por ejemplo, las de los derechos de los animales tendrían preocupaciones éticas debido a que los peces son seres sintientes capaces de sentir dolor y sufrimiento; las personas ecoveganas tendrían preocupaciones ambientales con respecto a la sobrepesca y las prácticas de pesca insostenibles que dañan los ecosistemas marinos y la biodiversidad (la gente mata alrededor de 2,8 billones de peces cada año); las de la salud tendrían problemas de salud porque muchos peces a menudo contienen altos niveles de contaminantes tóxicos como el mercurio y los PCB que pueden ser perjudiciales para la salud humana (la entrevista del empresario Tony Robins en el documental “Eating Our Way to Extinction” es particularmente perspicaz, yaque compartió su experiencia de sufrir envenenamiento por mercurio debido a la decisión de convertirse en pescetariano después de haber sido vegano durante 12 años); las personas veganas espirituales tendrían preocupaciones filosóficas y religiosas con respecto a que los peces tengan alma, sean humanos reencarnados, sean una parte importante de un Universo equilibrado con el que no deberíamos meternos, o por tener una relación cercana con nosotros (recuerda que evolucionamos de algunos Sarcopterygii); las personas veganas de justicia social tendrían preocupaciones sociopolíticas con respecto a las prácticas laborales en la industria de pescadería, agotamiento de los recursos y justicia alimentaria. 

Sea cual sea el tipo de persona vegana que seas, encontrarás muchas razones para nunca considerar si debes abandonar el veganismo para comenzar a comer peces, ya que hay muchas razones para no comerlos y no una válida para hacerlo. Si está pensando en tener los ácidos grasos omega-3 de cadena larga recomendados (EPA y DHA) en tu dieta es una buena razón para comer algunos peces, te equivocas, ya que los peces obtienen omega-3 al comer microalgas, por lo que puedes comer  las algas directamente para obtenerlas, o comer suplementos hechos de algas convenientemente empacadas para tí por las muchas empresas veganas que ya existen para tu conveniencia (y puedes obtener la misma cantidad de Omega-3 por menos dinero). No hay excusa para elegir ser una persona pescetariana en lugar de vegana, solo ignorancia, que ya no puedes reclamar si ya has leído  tan lejos este artículo.

Las personas veganas no comen peces, no los sacan del agua con anzuelos para el deporte, y no los mantienen cautivos en tanques, pero tampoco nadie más debería hacer nada de eso. La relación de los humanos con los peces debe basarse en el respeto como seres sintientes y la amistad como los animales interesantes que son, no en el apetito como si fueran comida, el desprecio como si fueran solo objetivos deportivos o la estética como si fueran un mueble.  

Puede ser difícil convencer a un tiburón blanco hambriento perseguido por un pescador o un secuestrador de acuarios de que este debería ser el caso, pero no debería ser tan difícil convencer a una persona pescatariana.

Puedes vivir una vida plena y aspirar a no dañar a nadie. 

Jordi Casamitjana
“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.