Los salmones son uno de los peces que, desafortunadamente, se han convertido en los favoritos para comer, pero la mayoría de los salmones que la gente consume hoy en día no provienen de los ríos o los mares, sino de la acuicultura (también conocida como piscicultura). No hace mucho tiempo esta frase no sería cierta, pero una de las cosas de la agricultura animal es que se cuela en la sociedad sin que la gente lo note, y eso es lo que hizo cuando comenzó a cultivar peces hace unas décadas. Desafortunadamente, además de matar peces en los océanos y ríos por billones, ahora muchos también tienen que pasar una vida corta y miserable en cautiverio.

Al igual que las vacas, pollos o cerdos criados en fábricas, la  piscicultura es un tipo de cría industrial en la que los animales son criados y sacrificados con fines de lucro en grandes cantidades en operaciones de estilo de fábrica, pero esta vez estamos hablando de especies acuáticas de las que la gente comúnmente describe como peces (aunque científicamente hablando, no existe tal cosa como la clase de peces, pero se clasifican en seis clases diferentes). Cuando se utiliza el término cultivo de salmón, significa el cultivo de varias especies de salmónidos, una familia de la clase Osteichthyes. En particular, los salmones del Atlántico (Salmo salar) son los salmónidos más comúnmente cultivados comercialmente que representan aproximadamente el 90% de la producción mundial de salmones de cultivo, los salmones coho (Oncorhynchus kisutch), que representan alrededor del 7%, las truchas arco iris (Oncorhynchus mykiss), que representan aproximadamente el 3%, y otras especies como los salmones chinook (Oncorhynchus tshawytscha), las truchas marrones (Salmo trutta) y el char ártico ( Salvelinus alpinus).

El cultivo de salmones ocurre en jaulas oceánicas o tanques terrestres cerca de la costa en países con aguas frías, y comenzó como una actividad experimental en la década de 1960, pero se convirtió en una gran industria en Noruega en la década de 1980 y en Chile en la década de 1990. Hoy en día, más de 2 millones de toneladas de carne de salmones cautivos se producen cada año, lo que representa aproximadamente el 70% de todos los salmones consumidos por las personas. 

Esta es una mala noticia para todos, no solo para los peces en sí, ya que el cultivo de salmones es perjudicial para el equilibrio natural y el bienestar del océano y sus habitantes. La contaminación, el calentamiento global, las enfermedades y los peligros para la salud de los consumidores humanos están asociados con esta horrible industria.

La valiente vida de un salmón salvaje

Atlantic Salmon (Salmo salar) leaping in waterfalls in Perthshire, Scotland By Mark Caunt via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 124589974)

Ahora sabemos que los peces son seres sintientes con la misma capacidad de sufrir y experimentar la vida que nosotros, pero simplemente están adaptados para vivir bajo el agua, en lugar de en tierra. Si de alguna manera pudiéramos comunicarnos con ellos y hablar sus idiomas, nos dirían cosas increíbles sobre su mundo.  

Si yo fuera un salmón salvaje promedio del Atlántico, esto es lo que podría decirte sobre mi vida si te encontraras con mi espíritu:

“Nací en un arroyo frío y claro, entre miles de mis hermanos y hermanas. Tuve que luchar por sobrevivir desde el principio, evitando a los depredadores y encontrando comida. Crecí rápido y fuerte, y pronto estube listo para comenzar mi viaje hacia el mar. El viaje fue largo y peligroso, pero estube decidido a llegar al océano. Me enfrenté a muchos peligros en el camino: rápidos, cascadas, presas, redes, anzuelos, osos, águilas y más. Usé mis instintos y mis habilidades para superarlos a todos. También conocí a muchos otros peces de diferentes tipos, algunos amigables y otros hostiles. Aprendí a adaptarme y cooperar con ellos.

Finalmente llegué al océano, donde sentí una nueva sensación de libertad y asombro. No sé por qué, pero cuando otros peces nacidos en agua dulce entran en contacto con agua salada, sienten dolor por lo que nunca entran en el océano, pero nosotros, los salmones, no. De alguna manera, podemos nadar en ambos tipos de agua sin problemas. El océano era vasto y lleno de vida, y lo exploré con curiosidad y alegría. Encontré nuevas fuentes de alimentos y nuevos desafíos. También me encontré con nuevos depredadores: tiburones, focas, orcas y humanos. Tenía que ser cuidadoso y vigilante, pero a veces también disfrutaba de la emoción de la persecución. Pasé varios años en el océano, haciéndome más grande y más fuerte. En un momento dado, por alguna razón misteriosa para mí, sentí una extraña atracción dentro de mí, una llamada para regresar a mi lugar de nacimiento. Sentí que era hora de cumplir mi destino: engendrar y crear una nueva vida. Me uní a un grupo de otros salmones que compartían el mismo impulso, y comenzamos nuestro viaje de regreso a nuestro arroyo de origen (no cualquier arroyo, sino el mismo arroyo en el que nacimos, ya que recordamos dónde estaba y su olor único).

El viaje de regreso fue más difícil que el viaje de ida. Tuvimos que nadar contra la corriente, abrirnos camino a través de obstáculos y resistir la tentación a comer (así es, no comemos cuando nadamos de regreso a casa). También tuvimos que evitar ser atrapados por humanos que querían sacarnos del agua donde moriríamos de asfixia. Perdimos a muchos de nuestros compañeros en el camino, pero nunca nos dimos por vencidos.

Finalmente, llegamos a nuestro arroyo de origen, donde reconocimos el aroma familiar y su aspecto como nuestro lugar de nacimiento. Sentimos una oleada de emoción. Nos emparejamos con nuestros compañeros y cavamos nidos en la grava. Liberamos nuestros huevos y lecha en el agua, asegurando la continuación de nuestra especie. Sentimos una sensación de logro y satisfacción.

Sabíamos que nuestras vidas estaban llegando a su fin, y habíamos dado todo lo que teníamos por nuestra descendencia. Estábamos cansados y débiles, pero también estábamos felices y orgullosos. Nos sumergimos en el agua, esperando que la muerte nos llevara. Miramos hacia atrás en nuestras vidas y no sentimos arrepentimiento ni miedo. Habíamos vivido una vida plena y superado con éxito muchos obstáculos. Habíamos hecho lo que estábamos destinados a hacer“.

La historia del cultivo de salmones

Farm salmon fishing in Norway By Andrei Armiagov via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1607405929)

La triste historia de arruinar a estos valientes viajeros intrépidos manteniéndolos confinados comenzó en Escocia. El cultivo de salmones escoceses se remonta al siglo IXX, cuando se criaron los huevos y peces juveniles para repoblar los ríos. La primera piscifactoría marina se estableció en Loch Ailort en Inverness-shire en 1965, y la primera “cosecha” comercial de 14 toneladas de carne de salmón escocés cultivado se vendió en 1971. Desde entonces, el sector de cultivo de salmone escoceses ha crecido rápidamente y se ha convertido en una de las principales exportaciones de alimentos del Reino Unido.

Noruega es el mayor productor de salmón cultivado en el mundo, y el país donde la industria moderna realmente comenzó a principios de la década de 1960. Los salmones cultivados son la tercera exportación más grande del país y representan el 80% de toda la acuicultura en Noruega. Al igual que en Escocia, las costas de Noruega ofrecen temperaturas de agua adecuadas y áreas protegidas para el cultivo de salmones. La primera piscifactoría marina noruega se estableció en la isla de Hitra en 1970. Desde entonces, el sector salmonicultor del país ha crecido rápidamente.

Canadá también fue uno de los primeros países a explotar peces cautivos para la alimentación. Comenzó en Columbia Británica (BC) a fines de la década de 1970 cuando algunas pequeñas empresas comenzaron a operar uno o dos sitios agrícolas con muy poco capital. Activistas por los derechos de los animales y el medio ambiente se opusieron desde el principio, pero no pudieron detenerlo. En la década de 1990, el cultivo de salmones de Columbia Británica experimentó una consolidación y expansión, así como cambios tecnológicos y regulatorios.

Chile es el segundo mayor productor de salmones cultivados en el mundo, y el país donde la industria se desarrolló rápidamente desde la década de 1990. Los salmones cultivados son uno de los principales productos de exportación de Chile, y representó alrededor del 31% de la producción mundial en 2021. Chile también tiene una larga costa con condiciones ambientales adecuadas para el cultivo de salmones, especialmente en las regiones del sur.

Comenzó allí a fines de la década de 1970 cuando algunas pequeñas empresas comenzaron a operar con huevos importados y tecnología de Noruega y Canadá. El gobierno chileno también apoyó el desarrollo de la industria introduciendo los salmones en la región, proporcionando incentivos y subsidios, y facilitando el acceso al crédito y los mercados. La primera “cosecha” comercial de carne de salmón cultivado en Chile fue en 1984, y desde entonces la industria ha crecido exponencialmente y diversificado sus productos y mercados.

Hoy en día, Noruega es el mayor productor de salmones de cultivo en el mundo, representando el 33% de la producción mundial, produciendo alrededor de 1,5 millones de toneladas métricas de carne de salmones de cultivo en 2021. Chile es el segundo mayor productor, representando el 31% de la producción mundial, produciendo alrededor de 718.000 toneladas métricas de carne de salmones cultivados en el mismo año. El Reino Unido es el tercero, con el 9% de la producción mundial y produciendo alrededor de 199.000 toneladas métricas de carne de salmones de cultivo en 2021. Canadá es el cuarto con el 6% de la producción mundial, y otros países que siguen son las Islas Feroe, Australia, Irlanda, Islandia, Rusia y los Estados Unidos.

¿Qué hay de malo en el cultivo de salmones?

Injured salmon at farm by Sea Shepherd Conservation Society

No tienes que ser vegano para darte cuenta de cuántas cosas están mal con el cultivo de salmones. Aquí están las mayores:

Problemas psicológicos

La salmonicultura causa problemas psicológicos a los salmones, que son seres sintientes capaces de sentir emociones, dolor y sufrimiento como nosotros. En la naturaleza, el salmón del Atlántico migrará miles de millas para desovar, pero hacinados en jaulas marinas estériles y superpobladas en granjas de salmón, no pueden hacer nada más que nadar sin rumbo en círculos. Los salmones en la acuicultura se ven obligados a vivir en condiciones que no satisfacen sus necesidades básicas de bienestar. Están confinados en ambientes superpoblados y antinaturales, donde experimentan estrés, agresión y aburrimiento. También están expuestos a diversas amenazas, como parásitos, enfermedades, depredadores y productos químicos, que pueden causar miedo, ansiedad y dolor. 

Además, los salmones estan sujetoa a procedimientos invasivos, como clasificación, vacunación y marcado, que pueden causar lesiones físicas y traumas. Los piscicultores utilizan equipos especiales de clasificación de peces llamados clasificadores para clasificar rápidamente un gran número de peces en grupos de tamaño preferidos.

En 2019, Animal Equality UK publicó imágenes de una investigación encubierta sobre ocho granjas de salmón escocesas propiedad de The Scottish Salmon Company y Wester Ross Fisheries. Encontraron peces con heridas abiertas, daño ocular, infecciones por hongos, infestaciones de piojos de mar y canibalismo.

En 2020, Compassion in World Farming realizó una investigación encubierta en 22 granjas de salmones escocesas propiedad de los cinco mayores productores de carne de salmón. Encontraron infestaciones severas de piojos de mar, deformidades, enfermedades, altas tasas de mortalidad y jaulas submarinas estériles.

Enfermedad

El cultivo de salmones aumenta el riesgo de brotes de enfermedades y parásitos entre los peces. Esto se debe a que la alta densidad de población, el estrés y las malas condiciones de higiene hacen que los peces sean más vulnerables a las infecciones.

Solo en las granjas de salmones escocesas, la mortalidad de los peces se ha más que cuadruplicado, del 3% en 2002 a alrededor del 13,5% en 2019, con una quinta parte de estas muertes registradas como debidas a infestaciones de piojos de mar, pero alrededor de dos tercios no contabilizadas. Los piojos de mar son parásitos que se alimentan de la piel y el moco del salmón, causando lesiones, inflamación y crecimiento reducido. Los piojos de mar también pueden propagarse de los peces de cultivo a los peces salvajes, amenazando su supervivencia. 

Los virus y las enfermedades bacterianas en las granjas de salmones pueden propagarse como un incendio forestal. Un virus altamente problemático que se encuentra en las granjas de salmones canadienses es el Piscine Reovirus (PRV), que se encuentra en más del 70 por ciento de los salmones de cultivo. Una de las enfermedades más comunes es la anemia infecciosa del salmón (AIS), que causa branquias pálidas y dificultad para respirar.

Además, los salmones de piscifactoría a menudo tienen esqueletos deformados, como espinas dobladas, que generalmente están relacionadas con el tamaño de los peces cuando se transfieren a las jaulas marinas.

Muerte

Las tasas de mortalidad de los salmones cultivados son tan altas como 28,2% en la etapa de agua de mar, y si incluimos la mortalidad de la etapa de agua dulce (entre 25-50% de los óvulos puestos para eclosionar mueren antes de alcanzar la etapa de smolt) es probable que esta cifra sea aún mayor.

Los que sobreviven son matados a una edad mucho más temprana de lo que moriría un salmónido salvaje, y los métodos utilizados para matarlos causan mucho sufrimiento. La industria del salmón escocés generalmente utiliza métodos de aturdimiento eléctricos y de percusión (administrando un golpe severo en el cráneo de los peces) cuando sacrifica salmones del Atlántico, pero el aturdimiento antes del sacrificio no es obligatorio según la ley, por lo que millones de peces aún mueren sin aturdimiento previo.

En 2021, Animal Equality publicó imágenes encubiertas de una instalación de sacrificio operada por The Scottish Salmon Company, que muestran cómo se mata los salmones de cultivo. La investigación reveló un número significativo de peces que murieron mientras estaban completamente conscientes.

Y luego tenemos los otros peces que son capturados para alimentar a los salmones de cultivo, ya que son carnívoros. Los salmones cultivados son alimentados con muchos peces pescados en la naturaleza en forma de harina y aceite de pescado. La industria de la harina de pescado representa 0,5-1 billón de peces de los 0,79-2,3 billones de peces pescados cada año.

Contaminación

El cultivo de salmones causa contaminación de las aguas circundantes. Esto se debe a que los productos de desecho, los productos químicos y los antibióticos de las granjas de salmones se vierten en el agua sin ningún tratamiento. Las aproximadamente 200 granjas de salmones en Escocia producen alrededor de 150,000 toneladas de carne de salmón al año, junto con miles de toneladas de desechos, incluidas heces, desechos de alimentos y pesticidas. Estos residuos se acumulan en el fondo marino y afectan la calidad del agua, la biodiversidad y el equilibrio del ecosistema. 

Los pesticidas utilizados para tratar los piojos de mar también pueden dañar a otros animales marinos. Los antibióticos, utilizados para prevenir enfermedades entre los peces de cultivo, pueden filtrarse al medio ambiente y aumentar el riesgo de bacterias resistentes a los medicamentos. The Guardian estimó que los costos ambientales del cultivo de salmones ascendieron a alrededor de $ 50 mil millones a nivel mundial de 2013 a 2019. 

De 2019 a 2020, la contaminación de las granjas de salmones escocesas aumentó drásticamente, en parte porque la interrupción de la pandemia de COVID hizo que los peces permanecieran más tiempo en la granja.

Peligros para la salud humana

La salmonicultura plantea riesgos potenciales para la salud de los seres humanos que comen la carne de sus reclusos. Esto se debe a que los salmones de piscifactoría pueden contener niveles más altos de contaminantes, como mercurio y PCB, que los salmones salvajes, que están relacionados con algunos tipos de cáncer, trastornos neurológicos y problemas del sistema inmunológico. Además, los salmones de piscifactoría están expuestos a antibióticos, pesticidas y hormonas que pueden afectar la salud de las personas y pueden crear patógenos resistentes a los antibióticos que hacen que la medicina humana sea más desafiante. 

Malo para el planeta

Al igual que con toda la agricultura animal, el cultivo de salmones tiene una alta huella de carbono que contribuye a la crisis climática actual, ya que todos los animales producen CO2 cuando respiran, en lugar de producir oxígeno a partir del CO2 como lo hacen las plantas y las algas. No solo eso, sino que debido a que las piscifactorías dependen de peces capturados en la naturaleza para alimentar a sus peces cautivos, el cultivo de salmones tiene una mayor huella de carbono que el cultivo de pollo o pavo, generando más de 4 kg de emisiones de carbono por kilogramo de salmón. Entonces, si alguien pasa de comer pollo a convertirse en un pescetariano por razones ambientales, eso no sería un buen paso si los peces cultivados están en el menú. 

La triste vida de un salmón de piscifactoría

Salmon farm pools with running water for breeding and rearing fish By Levchenko Andrii via Shutterstock (Royalty-free stock photo ID: 1721188099)

Si yo fuera un salmón de piscifactoría, esto es lo que podría decirte sobre mi vida si me encontraras como un espíritu:

“Nací en una granja de salmones. Me criaron en un tanque con miles de otros salmones, todos tan apretados que apenas podíamos movernos. El agua estaba turbia y la comida era insípida, pero yo no sabía nada mejor. Pensé que así era la vida.

Un día, cuando tenía alrededor de un año, el granjero vino y me sacó del tanque. Yo estaba asustado y confundido, pero no tenía otra opción. Me pusieron en una pequeña caja y me transportaron a otra granja. Esta granja era incluso peor que la primera. El agua era aún más turbia, la comida era aún más insípida y los otros salmones eran aún más agresivos. Estaba constantemente siendo intimidado y atacado e incapaz de escapar. Y los granjeros nos obligaban a mudarnos a diferentes lugares y nos hacían cosas desagradables que no entendíamos. 

Lo peor fue el piojo de mar. Estas criaturas se adhirieron a nuestra piel y moco, y se comieron nuestra carne. Nos causaron dolor. Algunos de nosotros perdimos nuestros ojos o escamas, y algunos murimos. Los agricultores trataron de deshacerse de los piojos de mar con productos químicos y máquinas, pero solo empeoraron las cosas. Los productos químicos contaminan el agua haciéndola oler horrible, y las máquinas nos lastimaron con agua caliente o alta presión.

Viví en este infierno durante otro año, hasta que finalmente tuve la edad suficiente para ser lo que los humanos llaman «cosechado». Me llevaron a una planta de procesamiento, donde estaba muy asustado ya que podía ver cómo otros peces eran sacados del agua y golpeados. Traté de escapar, pero no tenía a dónde ir. Un humano me atrapó y me sacó. Estaba aterrorizada y comencé a asfixiarme mientras jadeaba por oxígeno. Luego me golpeó muy fuerte y me mató. Mi cuerpo fue llevado a kilómetros de distancia donde alguien lo rompió en pedazos, y mi carne se convirtió en alimento para los humanos. Simplemente me veían como una mercancía, un producto para ser consumido. Nunca llegué a experimentar la alegría de nadar en el océano, o la emoción del desove. Mi vida fue corta y sin sentido, y morí una muerte solitaria y olvidada. Nací en un mundo de dolor y sufrimiento, y nunca supe lo que era ser libre.

No soy el único salmón que ha sufrido este destino. Millones de salmones se crían en granjas cada año, y todos experimentan el mismo dolor y sufrimiento que yo. Todos somos tratados con desprecio como si no existiéramos. Incluso se nos llama simplemente «salmón» cuando somos muchos, como si cada uno de nosotros no contara como individuos separados. No se nos da la oportunidad de vivir una vida natural, y se nos mata antes de que tengamos la oportunidad de experimentar alegría.

Espero que algún día, la gente se dé cuenta de la crueldad de la agricultura industrial. Desearía que dejaran de comer salmones de granjas, o de la naturaleza, o cualquier pez, porque sé que los humanos son comedores de frutas que han olvidado quiénes son. Nunca estuve en el océano, pero nunca olvidé quién era. Yo era un salmón oceánico, no un plato de restaurante. 

Yo era un salmón valiente que nunca experimentó una vida de salmón”.

Jordi Casamitjana
“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.