Lamentablemente, a los 11 años de edad, Esther the Wonder Pig (la cerdita maravilla), quien inspiró a muchas personas a convertirse en veganas, murió a los 11 años en su casa canadiense. 

Steve Jenkins y Derek Walter, amigos y guardianes de Esther, escribieron en Instagram el 19 de octubre de 2023: “No hay una manera fácil de decir esto, pero ha llegado el día que todos deseábamos que nunca llegara. Esther ha fallecido. Estaba tranquila y en paz, y se durmió con su padre Steve a su lado. Si bien entendemos que muchos de vosotros tendrán preguntas, y tendremos las respuestas, vamos a tomarnos un pequeño descanso para procesar la situación. A pesar de que Esther ya no está físicamente con nosotros, su memoria y legado vivirán para siempre. Esther es inmortal, y continuaremos mostrándole al mundo que todos los animales merecen ser amados como ella lo fue”.

En el verano de 2012, Esther se mudó a la casa de sus cuidadores en Toronto, Canadá, durante la «moda» de los micro cerdos, donde se compraron cerdos de tamaño pequeño como «mascotas» después de que comerciantes sin escrúpulos afirmaran falsamente que no crecerían como otros cerdos. Pero Esther, como muchas otras, siguió creciendo, y cuando era de tamaño completo recibió el apodo de “Esther la cerdita maravillosa”. Si bien pesaba 600 libras y su hogar se había quedado pequeño, a diferencia de otras personas que también habían caído en la moda, Jenkins y Walter decidieron mantener para siempre a Esther como parte de su familia. Ellos comían carne antes de que Esther se uniera a su familia, pero su comportamiento amistoso y cariñoso finalmente los hizo veganos. Dijeron:Nunca en un millón de años pensamos que tomaríamos este camino en la vida, pero Esther nos ayudó a darnos cuenta de que había una mejor manera. Nos hizo querer saber más, y cuanto más aprendíamos, más sabíamos que era hora de cambiar”.

Con el tiempo, Esther se convirtió en una celebridad de Internet y en una influencer de Instagram (del tipo honesto que siempre se mantendría fiel a sus valores). Esther alcanzó los 578.000 seguidores en Instagram, donde Jenkins y Walter publicaron fotos de ella en su vida diaria. Muchas personas en todo el mundo quedaron cautivadas por su encantadora cara sonriente y su actitud amistosa, lo que creó una conexión que los llevó al veganismo (El «efecto Esther»). Incluso la famosa activista climática vegana Greta Thunberg fue a conocer a Esther, cara a cara, como una de sus influencers

Jordi Casamitjana
“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.