En julio de 2024, los esquiladores de una granja de alpacas en Perú acudirán a los tribunales para defenderse de las acusaciones de maltrato animal que se produjeron después de que un informe de la organización de derechos de los animales PETA mostrara los resultados de una investigación encubierta.

La Policía Nacional de Perú acusó  a cinco esquiladores de la finca Mallkini de crueldad hacia los animales domésticos, después de que la investigación de PETA revelara presuntas prácticas crueles. Según PETA, se vio a los trabajadores esquilando bruscamente a las alpacas con tijeras eléctricas en este importante productor de alpaca, y golpeando, pateando, atando y mutilando a las alpacas embarazadas que lloraban.

La restricción es muy angustiosa para las alpacas, que son animales de presa. Aterrorizadas por la inmovilización e indefensión, los investigadores las grabaron gritando, escupiendo como mecanismo de defensa y vomitando de miedo mientras los trabajadores las agarraban por las orejas mientras ellas temían que estuvieran a punto de ser matadas. 

Como es el caso de cualquier animal en la industria de la lana, una vez que ya no son buscados por sus pelajes, muchas alpacas son sacrificadas para producir carne.

Mallkini es la granja privada de alpacas más grande del mundo, cerca de Muñani, Perú. Mallkini es propiedad del Grupo Michell, el mayor exportador mundial de tops e hilados de alpaca y proveedor de grandes marcas, entre ellas Anthropologie.

Daniel Paden, vicepresidente de PETA, dijo: “Estos cargos históricos envían un mensaje de que la industria de la alpaca ya no puede mutilar impunemente a los animales que gritan y sangran. PETA espera que estos esquiladores rindan cuentas e insta a los consumidores a que nunca compren lana de alpaca”.

Después de la investigación, varios minoristas importantes prohibieron el uso de lana de alpaca, particularmente de la granja Mallkini. Después de conversaciones con entidades de PETA en todo el mundo, ESPRIT, Marks & Spencer y Smith & Caughey’s ahora eliminarán gradualmente la alpaca, y como primer paso, Gap Inc. (propietaria de Banana Republic, Athleta y más) y el grupo H&M (incluidas sus ocho marcas) han cortado lazos con Michell, que les había suministrado pieles de alpaca.

“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.