La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ratificó la prohibición de las peleas de gallos en Costa Rica al desestimar una denuncia de la Asociación Nacional de Criadores de Gallos de Pelea. 

Costa Rica prohibió las peleas de gallos en 2022 y la actividad se castiga con hasta dos años de prisión. Sin embargo, la prohibición fue impugnada por los aficionados de peleas de gallos alegando que era una “tradición cultural” y un “derecho humano”. La impugnación llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que ahora desestimó la denuncia. 

La Comisión llegó a la conclusión de que la prohibición de las peleas de gallos tiene un propósito legítimo, que es la protección del derecho a un medio ambiente sano y la salvaguardia de la fauna, y es necesaria para el bienestar de los gallos criados en lugares privados. También agregó que prohibir las peleas de gallos y la cría de animales para peleas es una restricción legítima y proporcional.

Andrea Borel, directora ejecutiva de Humane Society International/América Latina, dijo: “Esta es una gran victoria, tanto a nivel nacional como regional, contra los espectáculos de sangre cruel, y sienta un precedente histórico para otras luchas contra los espectáculos crueles que involucran animales. En HSI, nos oponemos firmemente a las peleas de gallos, que resultan en lesiones, sufrimiento y muerte para los animales que se ven obligados a pelear. Tales actividades equivalen a maltrato animal para el entretenimiento y no tienen cabida en la sociedad moderna”. 

Las peleas de gallos son ilegales en muchos países del mundo (y ahora en todos los estados de los EE. UU. después de una larga campaña), pero siguen siendo legales en muchas regiones, incluidas Filipinas, Perú, República Dominicana y algunos estados mexicanos. Se estima que decenas de millones de gallos sufren peleas de gallos cada año, particularmente en regiones donde siguen siendo frecuente a pesar de haber sido prohibidas.

En los Estados Unidos, las peleas de gallos son ilegales tanto a nivel federal como estatal, pero miles de gallos de razas de pelea todavía se crían en todo el país, posiblemente más en Oklahoma, ya que fue uno de los últimos estados en prohibir las peleas de gallos. El año pasado, un ex director de distrito de la Comisión de Aves de Caza de Oklahoma fue multado y acusado de un delito grave por facilitar una pelea de gallos, pero el cargo de delito grave fue desestimado más tarde.

Jordi Casamitjana
“Originally from Catalonia, but resident in the UK for several decades, Jordi is a vegan zoologist and author, who has been involved in different aspects of animal protection for many years. In addition to scientific research, he has worked mostly as an undercover investigator, animal welfare consultant, and animal protection campaigner. He has been an ethical vegan since 2002, and in 2020 he secured the legal protection of all ethical vegans in Great Britain from discrimination in a landmark employment tribunal case that was discussed all over the world. He is also the author of the book, ‘Ethical Vegan: a personal and political journey to change the world’.